Jueves 21 de Septiembre de 2017
Blog
Triunfo histórico en Cúcuta

Por: Rubén Reyes Avendaño

 

El triunfo del Cúcuta deportivo frente al Boca juniors, el pasado jueves 31 de mayo, es una victoria histórica de la esperanza sobre el nihilismo, de la autoestima sobre el espíritu vicioso de la comparación.

 

Mi lectura sobre este acontecimiento tiene varias páginas diferentes: la reacción de los hinchas colombianos frente a los resultados de sus equipos, la reacción de los argentinos ante la adversidad, el carácter del técnico y la conformación del equipo.

 

Respecto a la reacción de los hinchas colombianos, capaces de viajar a la velocidad de la luz en la montaña rusa de las emociones, según los resultados de sus equipos, dirán que: primero, el futbol es sabroso porque sus resultados son aleatorios y esta indefinición futura nos hace vibrar.

 

Entonces, por qué tomar a mal el fracaso, cuando está dentro de los finales posibles? En segundo lugar, la suerte es importante pero el trabajo duro es necesario y por resultados estadísticos, resulta probable que entre tantos equipos mediocres, surja por selección natural un grupo sobresaliente. Los hinchas deben aprender que sus reacciones y sus creencias acerca de sus jugadores y equipos influyen tanto los resultados como los marcadores mismos.

 

A este respecto, sin conocer artículos de prensa argentinos (argent= plata) - qué podemos esperar de los miembros de un país cuyo nombre significa "valioso"? - sé qué dirán que "a pesar del primer tiempo en contra, mucha es la casta que les queda por jugar en la segunda parte". Para ellos la ejecución tiene que estar a la altura del nombre que orgullosamente portan: si vuelven a fracasar, los responsables saldrán despedidos y no tendrán una segunda oportunidad. Es asunto de dignidad nacional.

 

Mi padre me habla mucho del técnico del Cúcuta, que es muy inteligente en sus comentarios y que ha dicho que sin buenos jugadores, no hay trabajo técnico posible. No quisiera estar en los zapatos de un técnico deportivo en Colombia, hoy arriba y mañana en el lodo. Solo puedo decir que un verdadero entrenador, como es el caso de este señor, es capaz de sacar lo mejor de cada uno de sus colaboradores, de manera acorde con su singularidad, para que se destaquen todos con luz propia.

 

Un equipo verdadero se forma de personas ejecutando roles diferentes y aportando lo mejor de sí a un fin colectivo. Siempre me ha llamado la atención que equipos como Boca guardan una identidad en su forma de juego, muy aguerrido, muy luchador; y por ende, en los perfiles y fenotipos de sus integrantes. Espero que el equipo siga manteniendo su estructura con los jugadores que lleguen después de la posible venta de los actuales, que los colombianos no pierdan la fe en el técnico del Cúcuta en los días amargos y que los hinchas pongan menos corazón y más razón, para controlar sus lenguas cuando deseen maldecir, asistan al estadio cuando prefieran no ir, "para no ver al equipo perder" y si pueden decidir en las juntas de los equipos, actúen con inteligencia para bien de todos. Más trabajo interior para el futbol y para los aficionados, más garra que sale de adentro.

Puedoser Consulting
Redes sociales

Todos los Derechos Reservados por Puedoser Consulting. © 2008-2028

Calle 73 # 9 - 42  of 503
Bogotá, Colombia
PBX. (571) 3 17 1749

TEL.  (571) 3 13 1814